Teutones, nombre dado por los romanos a la etnia belicosa escandinava oriunda de Jutlandia en Dinamarca cuando se desplazan estos al sur e invaden el territorio romano en las Guerras Cimbrias en el Siglo II antes de Jesucristo.

 

Caballeros Teutónicos, nombre genérico que define inicialmente a los Caballeros Cruzados Europeos, súbditos del Sacro Imperio Romano Germánico y posteriormente también a los miembros integrantes de todos sus Prioratos en todo el mundo.

 

Orden Teutónica, nombre coloquial atribuido a la Orden del Hospital Militar del Sacro Imperio Romano Germánico de Santa María de Jerusalén- Ordo Hospitalis Santae Mariae Teutonicorum Hierosolymitanorum .Tercera en cronología fundacional de las Órdenes Mayores de Caballería instituidas en Tierra Santa durante las Cruzadas con carácter propio militar y hospitalario. Fundada por el Principe Heredero  y Caballeros Cruzados del Ejército Imperial del Sacro Imperio Romano Germánico.

 

El origen de la Orden Teutónica se debe fundamentalmente al interés y al hecho de que Cruzados de Bremen y Lübeck capitaneados por el heroico comandante Meister Sibrand proponen al Duque de Suabia la fundación de una Orden Militar con identidad Teutónica propia en Tierra Santa para atender a los peregrinos y cruzados heridos, súbditos del Sacro Imperio Romano Germánico que desde el inicio de la Primera Cruzada carecían de una institución organizada representativa propia que les asistiera. La intención era hacerlo en Jerusalén pero se vieron obligados a hacerlo en 1190 en el hospital militar de campaña del Ejercito del Sacro Imperio Romano Germánico durante la batalla de asedio y liberación de la ciudad de San Juan de Acre debido a la invasión y ocupación que hicieron los sarracenos de Jerusalén y San Juan de Acre en 1187, hecho que dio lugar a la Tercera Cruzada.

 

El 27 de marzo de 1188 Conrado Federico VI, Duque de Suabia, realizo su juramento de Caballero Cruzado en la Catedral de Maguncia alistándose en el Ejército Imperial Cruzado del Sacro Imperio Romano Germánico que encabezaba su padre el Emperador Federico I de Hohenstaufen (Barbaroja) partiendo con él en 1189 de Ratisbona con el objetivo de liberar Jerusalén de sarracenos y recuperar Tierra Santa para la Cristiandad en la campaña militar de la Tercera Cruzada.

 

Ejército Cruzado de Federico I de Hohenstaufen, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico

 

Desde el inicio de la Primera Cruzada en 1096 los Cruzados del Sacro Imperio Romano Germánico participaron en la misma junto con Cruzados de todos los Reinos Cristianos que liberaron Jerusalén el 15 de julio de 1099 produciéndose simultáneamente en Tierra Santa la fundación de múltiples Ordenes Militares y Hospitalarias Menores que junto con las Mayores ejercían entre todas solidariamente de garantes de la Cristiandad, protegiendo las fronteras cristianas y a los peregrinos cuando iban a Jerusalén, además de sofocar los ataques y sabotajes que constantemente hacían los sarracenos.

 

En 1084 previamente a la Primera Cruzada se constituyó la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén fundamentalmente integrada por italianos y sicilianos siendo esta la primera de las Ordenes Mayores en fundarse. Posteriormente en 1118 se funda la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo del Templo de Salomón ( Templarios ) mayoritariamente compuesta por franceses y aragoneses, así como otras Ordenes Menores que surgieron en todos los Reinos de Europa, siendo los Cruzados del Sacro Imperio Romano Germánico los únicos que en esas fechas no tenían una orden militar con identidad propia y es por esa razón que en 1118 el Rey Balduino de Jerusalén en consideración a la contribución y potencial militar proveniente del Sacro Imperio Romano Germánico donó a un rico matrimonio alemán el solar inicial de un edificio noble romano convertido posteriormente en el año 451 en la Iglesia Bizantina de Santa Sofia que fue destruida  por los musulmanes  el Siglo IX, que estaba ubicada en el Monte del Templo en la parte alta de Jerusalén cercana al Muro Occidental para que fundaran un hospicio hospital que a través del vinculo del idioma diera albergue y cobijo a los peregrinos, enfermos y heridos pobres de lengua germana que llegaban a Jerusalén. Esto fué debido a que el mencionado matrimonio alemán era muy conocido y ya vivían en Jerusalén antes de iniciarse la Primera Cruzada cuando musulmanes y cristianos luchaban encarnizadamente por las calles de la Ciudad Santa por el control de la misma y el citado matrimonio encontró moribundo en la puerta de su casa a un Cruzado de su lengua germana que había sido herido de muerte, recogiéndole, cuidándole y encomendando su sanación a la Santísima Virgen Maria que lo salvó milagrosamente de una muerte segura, siendo este el inicio del hospedaje y asistencia hospitalaria a los súbditos del Sacro Imperio Romano Germánico que llegaban Jerusalén.

 

  Hospital Teutónico de Peregrinos y Cruzados del Sacro Imperio Romano Germánico en 1127 en Jerusalén

 

Entre 1118 y 1127 Jerusalén ya en manos de los Cruzados desde que fue liberada la ciudad en 1099, los  peregrinos y Cruzados del Sacro Imperio Romano Germánico reconstruyen el edificio de la antigua Iglesia de Santa Sofia que les donó el Rey Balduino y crean un complejo hospitalario formado por un hospicio, un hospital y una iglesia consagrada a la Virgen Maria con una pequeña dependencia de cuartel militar, dando al enclave el nombre de “Hospital Militar de Santa María de los Teutónicos” con el beneplácito del Patriarca de Jerusalén, Jacob De Vitry. Posteriormente en 1143 en colaboración con la Orden de los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén los germanos crean otra iglesia y hospital análogos con el mismo nombre en la ciudad portuaria de San Juan de Acre, funcionando a pleno rendimiento asistencial hasta el día 2 de octubre de 1187 cuando los Cristianos fueron expulsados de Jerusalén y seguidamente a su vez de San Juan de Acre por el ejercito sarraceno del Califa Saladino que destruyeron el complejo hospitalario Teutónico parcialmente en Jerusalén y en San Juan de Acre  siendo reconstruidos ambos  por los Cruzados del Sacro Imperio Romano Germánico entre 1229 y 1244.

 

El Emperador del S.I.R.G, Federico I de Hohenstaufen conociendo los antecedentes de los hospitales y cuarteles teutónicos de Jerusalén y San Juan de Acre y oyendo el clamor de sus súbditos además del consejo de sus Caballeros Cruzados promete que cuando liberen Jerusalén accedería a fundar en el palacio del trono una orden militar que identificase propiamente a los teutónicos bajo la advocación de la Santísima Virgen María, hecho que no pudo culminar debido a su súbita y trágica muerte por ahogamiento al frente de su Ejército en el rio Saleph el 10 de junio de 1190 teniendo que ser su hijo Conrado Federico VI de Suabia quien después de dar sepultura en Antioquia a su padre asumiera y lidera al Ejercito Cruzado de Sacro Imperio Romano Germánico en Tierra Santa  en la liberación de la ciudad de San Juan de Acre.

 

En septiembre de 1190 Caballeros Cruzados de Bremen y Lübek bajo las ordenes del heroico comandante Cruzado Meister Sibrand establecen un improvisado hospital militar de campaña con el cobijo de las velas de sus naves en los arrabales de San Juan de Acre convirtiéndolo en la sede de su cuartel general y capilla siendo el preámbulo de la fundación de la Orden Teutónica, que debido a los fuertes combates y a las miles de bajas en la batalla y con el fin de motivar más a los escasos cinco mil cruzados que le quedaban al Ejército del Sacro Imperio Romano Germánico inicial, Meister Sibrand decide no esperar a liberación y propone al Duque de Suabia adelantar con urgencia la creación de la Orden Militar Teutónica propia que prometió su padre el Emperador Federico I.

 

El Duque gustoso acepta y firma su autorización, además de ratificar en el mismo documento su participación en la misma como Mecenas, Protector y Cruzado Teutónico, dando lugar con este hecho a la fundación de la Orden Teutónica el día 19 de noviembre de 1190 en el Hospital Militar de Campaña del Ejercito del Sacro Imperio Romano Germánico que co asediaba con otros ejércitos europeos  la ciudad de San Juan de Acre y donde a su vez el mismo día en la Capilla del improvisado hospital, el Duque de Suabia invistió a 40 Caballeros Cruzados de la nobleza germana como Caballeros de la Orden Teutónica, siendo el primer investido el Comandante Cruzado Meister Sibrand de la recién constituida “Orden del Hospital de los Teutónicos de Santa María de Jerusalén” y organizándose en este acto la Orden en dos clases de miembros diferenciados, los Caballeros con estirpe dinástica del Sacro Imperio Romano Germánico para tareas puramente militares y administrativas y los Sacerdotes y religiosos para la celebración de misas y asistencia hospitalaria a enfermos.

 

El 20 de enero de 1191 fallece el Duque de Suabia y Príncipe heredero del Sacro Imperio Romano Germánico, Conrado Federico VI en los arrabales de las murallas de San Juan de Acre en el hospital de campaña que tenia allí la Orden Militar de los Cruzados Teutónicos enfermo de malaria dejando a su muerte un vacío de protección política a la Orden Teutónica.

 

El 6 de febrero de 1191 el Papa Clemente III entrega a la Orden Teutónica la Regla de San Juan y asume brevemente su protección hasta el día de su cercana muerte el 27 de marzo de 1191.

 

El 15 de abril de 1191 el Papa Celestino III corona a Enrique VI como nuevo Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico retomando el Emperador el control militar y protectorado político de la Orden Teutónica, dotando a sus Caballeros Cruzados de gran cantidad de pertrechos, armas, caballos y carros.

 

El 12 de julio de 1191 tras liberar y completarse la expulsión de los sarracenos de San Juan de Acre, los Caballeros Cruzados de la Orden Teutónica establecen su comandancia y hospital dentro de la Ciudad reparando y ampliando el edificio inicial Armenio cerca del cementerio de San Nicolás que reconstruyeron y ocuparon los Caballeros Cruzados Teutónicos en el años 1143 en la zona Sur-Este y simultáneamente los Caballeros Cruzados de la Orden del Temple ocupan también su anterior comandancia en la torre principal fortificada del puerto así como las torres del litoral. A su vez los Caballeros Cruzados Hospitalarios recuperan también su cuartel-hospital en el centro de la cuidad que una vez instalados establecen las tres Ordenes Mayores un perímetro de vigilancia defensivo conjunto, encargándose los Hospitalarios y los Teutónicos respectivamente de la custodia de los accesos a la ciudad por tierra y los Templarios la vigilancia marítima y el control del puerto.

 

San Juan de Acre

 

En 1192 la Orden Teutónica tras consolidar su poder militar adquiere su calificación como Orden Militar Mayor, llegando a contar con un contingente altamente combativo de más de un millar de soldados, los cuales fueron denominados “Caballeros Teutónicos” o “Caballeros de la Virgen”.

 

En 1196 El Papa Celestino III legaliza en el Vaticano los estatutos de la Orden Teutónica.

 

El 5 de marzo de 1198 la Orden Teutónica se constituye y reafirma como Orden Militar, debido al enorme número de Cruzados que ingresaban en la Orden constantemente dejando en un segundo término su faceta hospitalaria, teniendo que intervenir el Papa Inocencio III otorgándola el reconocimiento definitivo oficial de la Iglesia Católica como Orden de la Cristiandad y ordenando se celebrase una ceremonia conmemorativa en la Catedral de San Juan de Acre a la que asistieron el Patriarca de Jerusalén, Aimaro Corbizi de Florencia, la Reina Isabel de Jerusalén, todos los Príncipes y Nobles Cruzados de la Cristiandad presentes en Tierra Santa, el Gran Maestre de la Orden del Temple, Gilberto Hérail de Aragón, el Gran Maestre de la Orden Hospitalaria de San Juan, Geoffroy de Donjón y todos los demás Maestres de las Órdenes Militares y Hospitalarias Menores que estaban en Tierra Santa, designándose en el acto de la ceremonia de consagración a la Santísima Virgen María como Protectora y Patrona de la Orden Teutónica “in perpetum”.

 

El 19 de febrero de 1199 el Papa Inocencio III decreta que la Orden Teutónica siguiera cumpliendo para siempre la Regla de los Hospitalarios a semejanza de la Orden de San Juan en lo concerniente a su faceta hospitalaria y la de los Templarios en lo militar, determinando que los Teutónicos portarán su estandarte, hábito y manto de color blanco a semejanza de la Orden del Temple pero con la diferenciación de la Cruz en color negro, quedando desde ese momento habilitados como soldados de la Iglesia y siendo preceptivo para su ingreso el haber recibido el Santo Bautismo, la Comunión y tener al menos 15 años de edad, además de no poder portar ningún arma dorada ni plateada en las batallas, a todo lo cual accede y ratifica el nuevo Rey de Alemania y a su vez Duque de Suabia, Felipe de Hohenstaufen.

 

En 1219, por orden del Rey Federico II, los Caballeros Teutónicos llegan a Castilla desde Suabia dando escolta a su prima hermana la Princesa Imperial, Isabel Beatriz de Hohenstaufen de Suabia para su boda real con el Rey Fernando III, creándose con este hecho y a su vez el Priorato Teutónico de España.

 

En 1220 los Caballeros Teutónicos establecen su cuartel general en la Fortaleza de Montfort, que fue sufragada por el Rey Leopoldo VI de Austria, convirtiéndose esta en la sede de la Orden.

 

En 1229 el Emperador Federico II de Hohenstaufen otorga a los Caballeros de la Orden Teutónica todos los privilegios de los Príncipes del Imperio, además de soberanía sobre todos los territorios conquistados.

 

En 1235 la Orden de la Fraternidad del Ejercito de Jesucristo -Orden de Dobrin fundada en 1209 en el Castillo de Dobrin por Conrado I, Duque de Mazovia y de Polonia y autorizada en 1216 por el Papa, Inocencio III se incorpora en la Orden Teutónica con determinada autonomía interna.

 

En 1237 la Orden de los Hermanos Livonios de la Espada – Orden de Livonia fundada en 1202 el Obispo de Riga, Alberto de Buxhoeveden y autorizada en 1204 por Su Santidad el Papa Inocencio III se incorpora a la Orden Teutónica con determinada autonomía interna.

 

En 1266 los musulmanes atacan, pero no consiguen tomar la Fortaleza Teutónica de Montfort, regresando en 1271 cuando entonces consiguen hacerse con el Castillo a través de un túnel escavado en la roca, viéndose obligados los Caballeros Teutónicos a abandonar su sede refugiándose en San Juan de Acre.

 

El 28 de mayo de 1291, tras la toma de San Juan de Acre por los sarracenos los Teutónicos deciden retirarse de Tierra Santa trasladándose a Venecia y desde allí a Transilvania, donde construyen el mítico Castillo de Bran, convirtiéndolo en su nueva sede desde donde combatieron a las hordas salvajes que invadían el Este de Europa.

 

En 1302, con la retirada de los Cruzados de Tierra Santa, la Orden Teutónica se compromete a seguir dando un servicio de seguridad a la Cristiandad salvaguardando las fronteras de Europa nororiental convirtiéndose en la Orden militar y religiosa de mayor fuerza combativa de Europa.

 

En 1308 los Caballeros Teutónicos empezaron a ocupar y cristianizar el conjunto de Prusia, extendiéndose hasta Estonia en las Cruzadas Bálticas, donde recibieron el sobrenombre de los “Cruzados del Hielo”. Estas conquistas incluirían las regiones de Pomerania, Curlandia, Letonia, Lituania, Estonia y Dánzig, ciudad ésta que estuvo bajo la protección de la Orden Teutónica hasta 1454 además de posesiones en diferentes puntos del Reino de Polonia y del Sacro Imperio Romano Germánico

 

Cruzada Báltica, Caballeros Teutónicos, de Dobrin y de Livonia

 

En 1309, una vez terminado el Castillo de Marienburg (Malbork), que empezó a construirse en 1274, la Orden Teutónica traslada allí su sede como cuartel general alcanzando el apogeo de su poder a finales del siglo XIV, que gracias a su potente economía urbana se convirtió también la Orden en la primera potencia naval en el mar Báltico

 

En 1410 los Teutónicos sufrieron la derrota en la Batalla de Grunwald-Tannenberg frente al Rey Ladislao II de Polonia y Gran Duque Vytautas de Lituania, de modo que los territorios de la Orden pasaron a manos polacas en un proceso militar de cesión territorial que culminó en 1525, dando lugar a la creación del Ducado de Prusia

 

Sello de la Orden Teutónica en uso hasta 1498 (Museo del Castillo de Malbork – Polonia)

 

En 1525 el Maestre Teutónico Alberto I de Prusia se convirtió al luteranismo, provocando la secularización y división de la Orden, produciéndose con este hecho que numerosos Prioratos Teutónicos de países europeos se desvincularan del maestre luterano y siguieran fieles al Catolicismo vinculándose directamente al Vaticano como en concreto ocurrió en el Priorato Teutónico de España.

 

Con la llegada de los Habsburgo al Maestrazgo, la Orden regresa al Catolicismo reconciliándose con el Vaticano y conservando numerosas propiedades en casi todos los países de Europa, cambiando las condiciones de Investidura de los Caballeros, siendo preceptivo haber entrado en combate entre un mes y tres años contra los herejes.

 

En 1809, Napoleón Bonaparte disuelve la Orden Teutónica y se apropia de buena parte de su territorio y de sus bienes seculares.

 

En 1834 el Papa Gregorio XVI anula los edictos y saqueos de Napoleón volviendo a regularizar la Orden Teutónica otorgando su presidencia nuevamente a la Casa Imperial de los Habsburgo.

 

En 1839 se produce la reforma total de la Orden bajo la supervisión directa del Emperador Francisco Carlos.

 

En noviembre de 1918, al terminar la Primera Guerra Mundial y con el radical cambio al régimen político republicano producido en Alemania y en los principales países de Europa Central, los Gobiernos de Alemania y de Austria suspendieron la Orden Teutónica manteniéndose esta testimonialmente haciendo obras de caridad a pobres y enfermos y estando a punto de perder todos sus bienes debido a la presión política que los revolucionarios hacían para que se expropiaran sus propiedades. Ante la situación política hostil en Austria y la revolución Espartaquista de Alemania con clima de guerra civil el Archiduque Eugenio Fernando de Habsburgo se ve obligado a exilarse haciéndolo en Lucerna y Basilea de 1918 a 1934. A su vez el Kaiser Guillermo II de Alemania y Prusia también abdica en noviembre de 1918 y se exilia en la Villa de Doorn en Holanda hasta el día de su muerte en 1941 sin mostrar en todo ese periodo ninguna pretensión por el Maestrazgo la Orden Teutónica.

 

En 1923 el Archiduque Eugenio Fernando de Habsburgo en su exilio en Suiza renuncia hereditariamente al Gran Maestrazgo de la Orden Teutónica para que así los bienes y Casas de la Orden no le fueran a el atribuidos y en consecuencia salvarlos de ser confiscados o destruidos regresando a Viena en 1934 donde participa en movimientos de restauración de la monarquía con veteranos del Ejército Imperial y desistiendo definitivamente en 1938 cuando se produce la anexión de Austria y Alemania (Anschluss) trasladándose a vivir a una mansión en Hietzing bajo la protección personal de German Göring, Reichmarschall y Vice Führer del Tercer Reich hasta la rendición de Alemania en mayo de 1945 siendo conducido bajo custodia de las tropas de ocupación francesas a otra mansión en la villa de Igls en el Tirol donde murió sin descendencia el 30 de diciembre de 1954 en Merano, siendo enterrado con honores el 6 de enero de 1955 en Innsbruck.

 

El último Caballero legítimo de la Orden Teutónica Investido por el Gran Maestre el Archiduque Eugenio Fernando fue el Conde y Teniente Coronel del Ejército Imperial Friedrich Graf Belrupt-Tissac, que murió el 20 de marzo de 1970 a los 91 años con el epitafio “encarnó en su persona al último Caballero de la Orden Teutónica”.

 

De 1918 a 1929 durante este periodo la Orden Teutónica queda suspendida de actividad debido a las circunstancias políticas y a la carencia de Maestrazgo ya que ni ningún noble alemán ni austriaco ni tampoco los Estados republicanos de Alemania y Austria reclamaron para sí el derecho de titularidad de la Orden Teutónica.

 

El 27 de noviembre de 1929, a la vista de los acontecimientos de los regímenes republicanos plenamente instaurados en Austria, Alemania y Checoslovaquia, y por carecer la Orden Teutónica desde 1918 carácter de Orden de Estado así como de ningún Maestre de la nobleza que la dirigiera, el Papa Pío XI decide modificar completamente la Orden para que esta no se contrapusiera al nuevo estatus político republicano que imperaba en todos los países de Europa Central, dotándola de nuevos estatutos y limitando su operatividad exclusivamente como institución religiosa de la Iglesia Católica, excluyéndola por completo de su idiosincrasia militar y nobiliaria y decretando incluso la retirada de su nombre original pasado a denominarse desde ese momento “Hermanos de la Casa Alemana del Hospital de Santa María de Jerusalén” institución exclusivamente operativa para fines religiosos y de caridad, siendo dirigida por un Abad de la Iglesia y la admisión de sus miembros exclusivamente como Hermanos Sacerdotes y Hermanas Monjas religiosos, con votos profesos de la Iglesia Católica, vinculada exclusivamente con la Santa Sede.

 

El 6 de septiembre de 1938 el Gobierno del Tercer Reich, a través del Ministro Alfred Rosemberg, disuelve la Institución eclesiástica de los “Hermanos de la Casa Alemana de Santa María de Jerusalén” y también la “La Liga de la Juventud Católica Alemana” por estar estas vinculadas al Estado Vaticano y no ser consideradas instituciones del Estado Aleman decretando por ley la militarización de sus miembros destinando unos a hospitales y otros como Paters en el Ejército Regular Alemán.

 

El 12 de febrero de 1942 el Presidente Adolfo Hitler viendo que tras la muerte del Kaiser Guillermo II el 4 de junio de 1941 ninguno de sus hijos reclamara los supuestos derechos de maestrazgo de la Orden Teutónica, en sus atribuciones como Presidente de Alemania y Führer del Tercer Reich, habilita la Orden Teutónica original de Estado que quedó suspendida en 1918 y que dejó sin maestrazgo hereditario en 1923 el último Gran Maestre el Archiduque Eugenio Fernando de Habsburgo, rehabilitando la Orden Teutónica exclusivamente en su faceta político-militar y creando la Medalla de la Orden del Reich Teutónico en tres categorías, convirtiéndose esta en la más alta condecoración de honor del Estado Alemán, siendo preceptivo para su obtención ser de raza aria, de nacionalidad del Tercer Reich y estar afiliado al Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP). La medalla fue otorgada solamente a once altos cargos del Partido, entre ellos, siete a título póstumo.

 

El 23 de mayo de 1945 la Orden Teutónica queda nuevamente suspendida por imposición de los Ejércitos Aliados de ocupación, que ganaron la guerra al Tercer Reich, arrestando al nuevo Presidente de Alemania, el Gran Almirante Karl Dönitz, y a todo su Gobierno en la ciudad de Flesenburg, y decretando la Ley Marcial los Aliados en los cuatro territorios divididos de Alemania bajo su ocupación y control.

 

En 1947 el Papa Pio XII deroga el decreto de 1938 del Gobierno del Tercer Reich y rehabilita la Institución clerical religiosa de los “Hermanos de la Casa Alemana de Santa Maria de Jerusalén” bajo protección de la Santa Sede exactamente igual y con el mismo nombre y estatutos otorgados por el Papa Pio XI en 1929 “Hermanos de la Casa Alemana de Santa María de Jerusalén – Brüder von Deutschen Haus St. Mariens in Jerusalem”.

 

En 1965 el Papa Pablo VI restablece “la rama de los familiares” (de origen medieval).

 

En 1977 el día 8 de junio, tras el Concilio Vaticano II los estatutos de la Institución religiosa de los “Hermanos de la Casa Alemana de Santa Maria de Jerusalén – Brüder von Deutschen Haus St. Mariens in Jerusalem” son revisados por el Vaticano reafirmando este el carácter de institucional clerical puramente religioso de la Institución austriaca con sede en Viena.

 

En 1989 renace la faceta dinástica con el nombre de Soberana Orden Militar y Hospitalaria de Santa María de Jerusalén Teutónica Dinástica de Suabia y Antioquia bajo el Maestrazgo del Príncipe Paolo Francesco.

 

El 23 de julio de 1990 el Príncipe Paolo Francesco Barbaccia Viscardi en su relación hereditaria dinástica recupera los derechos de la Orden Imperial que era prerrogativa del Sacro Imperio Romano Germánico en fundamento a la Orden Militar de la Casa de Hohenstaufen de Suabia siendo esta Orden completamente diferente a la entidad religiosa Vaticana constituida en 1929 por el Papa Pio XI de los “Hermanos de la Casa Alemana de Santa María de Jerusalén” de uso exclusivo para Sacerdotes y Monjas profesos.

 

En 1995 la Orden Teutónica Dinástica reinicia su etapa dinástica militar con la celebración de una Investidura de Caballeros Teutónicos en la Iglesia de Santa María de Barletta en Puglia.

 

Con la renuncia hereditaria en 1923 del último Gran Maestre, el Archiduque Eugenio de Habsburgo, la Orden queda suspendida de su maestrazgo y carácter de Orden de Caballería Militar y en 1989 de facto, y en 1190 de jure, el Príncipe Paolo Francesco recupera los derechos de jure sanguinis y fons honorum bajo las Actas de los Archivos de la Presidencia del Consejo de Ministros de la República Italiana 2009, con la denominación de Soberna Casa de Suabia Principado de Leuca con ceremonial de Estado y de acuerdo con las leyes italianas donde actualmente la Orden Teutónica Dinástica se encuentra calificada en efecto art.7 L.3 05 1951 n.178 de la República Italiana.

 

ORDEN TEUTÓNICA, CONSAGRADA A SANTA MARÍA DE JERUSALÉN

 

 

 

PATRONES DE LA ORDEN TEUTÓNICA

 

 

 

SANTOS TEUTÓNICOS

 

 

 

PAPAS TEUTÓNICOS

 

 

 

CEMENTERIO TEUTÓNICO DEL VATICANO

 

El Campo Santo Teutónico del Vaticano data del año 799 como cementerio para la colonia de súbditos del Sacro Imperio Romano Germánico y posteriormente para alemanes que residían en Roma. Está ubicado dentro del recinto Vaticano rodeado por la famosa biblioteca que cuenta con más de 50.000 volúmenes. A partir del siglo XI fue convertido en el cementerio más importante de la Orden Teutónica en Italia, siendo además de singular importancia por estar bajo la sombra de la Basílica de San Pedro, muy cerca de la Tumba del Santo Apóstol. El privilegio de ser enterrado en este lugar está reservado también a los miembros de la Archicofradía de Nuestra Señora de Santa María del Ánima y a los de la Germánica, normalmente residentes en Italia.

 

Su Santidad Benedicto XVI es el más ilustre miembro de la citada Archicofradía. Antes de que fuera elegido Papa, el Cardenal Ratzinger celebraba la Santa Misa cada día a las 7 en punto de la mañana, concentrándose mucha gente en la Iglesia sobre todo de su tierra natal alemana de Baviera, recibiendo los fieles directamente la Santa Comunión de manos de Su Eminencia.

 

 

FORTALEZAS Y TEMPLOS TEUTÓNICOS

 

129 templos y fortalezas son las construcciones monumentales teutónicas esparcidas por diferentes lugares de Tierra Santa y Europa, de los cuales 51 son castillos y fortalezas, destacándose el Castillo de Malbork que fue construido en 1274 como una fortaleza militar al servicio de la Orden, denominado originalmente Marienburg (“Castillo de María”). La ciudad creció alrededor de la Fortaleza y fue denominada con el mismo nombre, siendo además la sede de la Orden Teutónica desde el Siglo XIV llevándose a cabo en él, las reuniones de la Liga Hanseática.

 

El Castillo fue bombardeado saqueado y destruido por el Ejército Rojo en enero de 1945 por orden directa del dictador comunista Stalin, reconstruido con la caída del comunismo en Europa, siendo la fortaleza gótica más grande del mundo construida con ladrillos de estilo gótico báltico reseñando su formidable museo Teutónico que forma parte del Patrimonio de la Humanidad y de la Unesco desde diciembre de 1997.

 

 

ESTADO TEUTÓNICO

 

La Orden Teutónica ha sido la única Orden Militar de la Cristiandad que tuvo un Estado propio cuya capital y sede fue la Fortaleza de la Ciudad de María (Malbork – Marienburg).

 

Área de operaciones militares en el Vístula en respuesta al salvaje ataque que realizaron en 1224 los herejes al Monasterio Cisterciense de Oliva en Thymau en la que participaron en hermanamiento de armas como instructores militares y combatientes Caballeros Cruzados españoles de las ordenes militares de Calatrava y de Santiago, ayudando a los Caballeros de la Orden de Dobrin.

 

En 1304 algunos Caballeros Cruzados españoles que quedaban en el área báltica de las Órdenes Militares de Calatrava y Santiago se incorporan a la Orden Teutónica hasta el fin de sus vidas, al igual que ocurrió con los de la Orden de Dobrin en su incorporación a la Orden Teutónica en 1235 y con los de Livonia en 1237, en el programa de ayuda yuxtapuesto solidario de órdenes hermanas, realizado principalmente entre la Orden de Calatrava y la Teutónica en las Cruzadas Báltica e Hispana.