Teutónicos, nombre genérico de los Caballeros Europeos de la Orden del Hospital de Santa María de Jerusalén, (en latín Domus Hospitalis Teutonicorum Sactae Maria Hierosimilitane).
 
La Orden Teutónica, es la tercera en cronología fundacional de las Órdenes Mayores de Caballería instituidas en Tierra Santa durante las Santas Cruzadas con carácter propio hospitalario, religioso y militar.

El origen de la Orden se debe fundamentalmente al interés de los Cruzados nobles de Bremen y Lübeck capitaneados por Meister Sibrand en fundar un hospital militar en Tierra Santa para atender a los peregrinos y cruzados heridos o enfermos, súbditos del Sacro Imperio Romano Germánico que desde el inicio de la Primera Cruzada carecían de una institución hospitalaria organizada propia que les asistiera. La intención era hacerlo en Jerusalén pero se vieron obligados a hacerlo en la ciudad de San Juan de Acre debido a la invasión de los sarracenos y ocupación de Jerusalén en 1187, hecho que dio lugar a la Tercera Cruzada.

Con el prestigio adquirido en el servicio asistencial a peregrinos y Cruzados, Meister Sibrand, como fundador del hospital militar y comandante de los Caballeros Cruzados Teutónicos solicita a Conrado Federico VI, Duque de Suabia e hijo a su vez del recién fallecido Federico I de Hohenstaufen, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, que diera su autorización para constituirse en una orden hospitalaria y militar con identidad teutónica propia, que el Duque gustoso acepta firmando su autorización además de ratificar en el mismo documento su participación en la Orden como Mecenas- Protector y Cruzado Teutónico, dando lugar con ese hecho a la fundación de la Orden el mismo día 19 de noviembre de 1190 en el hospital militar teutónico de la ciudad de San Juan de Acre donde conjuntamente y a su vez el Duque de Suabia en la Capilla del hospital militar germano invistió a 40 Caballeros Cruzados germánicos como Caballeros Teutónicos de la recién denominada “Orden del Hospital de los Teutónicos de Santa María de Jerusalén” organizándose seguidamente en dos clases de miembros diferenciados, los Caballeros con estirpe dinástica del Sacro Imperio Romano Germanico para tareas puramente militares y administrativas y los Sacerdotes para la celebración de misas y ayuda hospitalaria a enfermos, designándose tiempo después al Cruzado de estirpe noble Heinrich Walpot von Bassenheim como Gran Maestre de la Orden.

En 1192 tras consolidar su poder militar la Orden adquiere su calificación como Orden Militar Mayor, llegando a contar ese año con un contingente altamente combativo de más de un millar de soldados, los cuales fueron denominados “Caballeros Teutónicos” o “Caballeros de la Virgen”

Debido al enorme prestigio y al gran numero de Cruzados y clérigos que ingresan constantemente en la Orden Teutónica, el Papa Inocencio III otorga el 5 de marzo de 1198 el reconocimiento oficial de la Iglesia a la Orden Teutónica como Orden de la Cristiandad en una ceremonia llevada a cabo en la Catedral de San Juan de Acre a la que asistieron el Patriarca de Jerusalén Su Eminencia Aimaro Corbizi de Florencia, el Rey de Jerusalén, Federico II de Hohenstaufen, todos los Príncipes y Nobles Cruzados de la Cristiandad en Tierra Santa, el Gran Maestre de la Orden del Temple, el aragonés Gilberto Hérail, el Gran Maestre de la Orden Hospitalaria de San Juan, Geoffroy de Donjón y todos los demás Maestres de las Órdenes Militares y Hospitalarias Menores que también estaban Tierra Santa, designándose en la ceremonia de consagración a la Santísima Virgen María como protectora y patrona de la Orden Teutónica “in perpetum”.

En 1199 el Papa Inocencio III decretó que la Orden Teutónica adoptaría la regla de la Orden de San Juan en lo concerniente a su faceta hospitalaria y a la de los Templarios en lo militar, decretando que los Teutónicos portaran su Estandarte, hábito y manto de color blanco a semejanza de la Orden del Temple pero con la diferenciación de la Cruz negra, quedando desde ese momento los Teutónicos habilitados como soldados de la Iglesia, siendo preceptivo para su ingreso el haber recibido el Santo Bautismo, la Comunión y tener al menos 15 años de edad, además de no poder portar ningún arma dorada o plateada en las batallas.
 
En 1220 los Caballeros Teutónicos establecen su cuartel general en la Fortaleza de Montfort, que fue sufragada por el Rey Leopoldo VI de Austria, convirtiéndose en la sede de la Orden.

En 1229 el Emperador Federico II Hohenstaufen otorga a los Caballeros de la Orden Teutónica todos los privilegios de los Príncipes del Imperio, además de soberanía sobre todos los territorios conquistados.
 
En 1266 los musulmanes atacan, pero no consiguen tomar la Fortaleza Teutónica de Montfort, regresando en 1271 cuando entonces consiguen hacerse con el Castillo a través de un túnel escavado en la roca, viéndose obligados los Caballeros Teutónicos a abandonar su sede refugiándose en San Juan de Acre.

En 1291, tras la toma de Acre por los sarracenos el 28 de mayo, los Teutónicos deciden retirarse de Tierra Santa trasladándose a Venecia y desde allí a Transilvania, donde construyen el mítico Castillo de Bran, convirtiéndolo en su nueva sede desde donde combatieron a las hordas salvajes que invadían el Este de Europa.

En 1302, con la retirada de los Cruzados de Tierra Santa, la Orden Teutónica se compromete a seguir dando un servicio de seguridad a la Cristiandad salvaguardando las fronteras de Europa nororiental convirtiéndose en la Orden militar y religiosa de mayor fuerza combativa de Europa.

En 1308 los Caballeros Teutónicos empezaron a ocupar y cristianizar el conjunto de Prusia, extendiéndose hasta Estonia en las Cruzadas Bálticas, donde recibieron el sobrenombre de los “Cruzados del Hielo”. Estas conquistas incluirían las regiones de Pomerania, Curlandia, Letonia, Lituania, Estonia y Dánzig, ciudad ésta que estuvo bajo la protección de la Orden Teutónica hasta 1454 además de posesiones en diferentes puntos del Reino de Polonia y del Sacro Imperio Romano Germánico.

En 1309, una vez terminado el Castillo de Marienburg (Malbork), que empezó a construirse en 1274, la Orden Teutónica traslada allí su sede como cuartel general alcanzando el apogeo de su poder a finales del siglo XIV, que gracias a su potente economía urbana, se convirtió también en la primera potencia naval en el mar Báltico.

En 1410 los Teutónicos sufrieron una derrota en la Batalla de Tannenberg frente al Rey Ladislao II de Polonia y Gran Duque Vytautas de Lituania, de modo que los territorios pasaron a manos polacas en un proceso militar de cesión territorial que culminó en 1525, dando lugar a la creación del Ducado de Prusia.

En 1525 el Maestre Teutónico Alberto I de Prusia se convirtió al luteranismo, provocando con este hecho la secularización y división de la Orden, desvinculándola totalmente del Vaticano. Debido a la secularización de la Orden, numerosos Prioratos Teutónicos de países europeos se desvincularon del maestre luterano y siguieron fieles al Catolicismo vinculándose directamente al Papa, como en concreto ocurrió en el Priorato Teutónico de España. Con la llegada de los Habsburgo al Maestrazgo, la Orden regresa al Catolicismo reconciliándose con el Vaticano y conservando numerosas propiedades en Alemania y en casi todos los países de Europa, cambiando las condiciones de admisión de los Caballeros y siendo preceptivo haber entrado en combate entre un mes y tres años contra los herejes.

En 1809, Napoleón Bonaparte se apropió de buena parte del territorio de la Orden Teutónica y de sus bienes seculares.

En 1834 el Papa Gregorio XVI anuló los edictos y saqueos de Napoleón volviendo a regularizar la Orden Teutónica y otorgando su presidencia nuevamente a la Casa Imperial de los Habsburgo.

En 1839 se produce la reforma total de la Orden bajo la supervisión directa del emperador Francisco Carlos.

En 1918, al terminar la 1ª Guerra Mundial y con el paulatino cambio al régimen político republicano producido en los principales países de Europa central, la Orden Teutónica se mantuvo testimonialmente haciendo obras de caridad a pobres y enfermos.

En 1929 el Papa Pío XI restauró la Orden por completo excluyendo su rama militar volviéndola a dotar de su hegemonía funcional de carácter puramente hospitalario y eclesiástico, siendo la admisión de sus miembros exclusivamente Hermanas y Hermanos religiosos católicos profesos.

En 1938, en concreto el 6 de septiembre, el Presidente de Alemania el Führer Adolfo Hitler, disuelve la Orden Teutónica militarizando a sus miembros, destinando unos a hospitales y otros como Paters en el Ejército Regular Alemán.

En 1942, en el mes de febrero, Hitler rehabilitó la Orden exclusivamente en su faceta político-militar creando la Medalla de la Orden del Reich Teutónico en tres categorías, convirtiéndose esta en la más alta condecoración de honor del Estado Germánico y siendo preceptivo para su obtención ser miembro del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán (NSDAP). La medalla fue otorgada solamente a once altos cargos del partido, entre ellos, siete a título póstumo.

En 1947 el Papa Pio XII deroga el decreto del Gobierno del Tercer Reich y vuelve a habilitar la faceta clerical de la Orden Teutónica.

En 1965 el Papa Pablo VI restablece “la rama de los familiares” (de origen medieval).

En 1993 el Príncipe Paolo Francesco Barbaccia Viscardi de Hohenstaufen recupera los derechos de la Orden Imperial que era prerrogativa del Sacro Imperio Romano Germánico en fundamento a la Orden Militar de la Casa de Hohenstaufen de Suabia.

En 2016 el Príncipe Paolo Francesco, previamente a su fallecimiento, otorga y designa al Príncipe Vito Caterini di Castel di Mirto como su sucesor y 61º Gran Maestre de la Orden Teutónica Dinástica.

Con la renuncia hereditaria en 1923 del último Gran Maestre, el Archiduque Eugenio de Habsburgo, la Orden suspende su carácter ecuestre militar. En 1989 de facto, y de jure en 1993, el Príncipe Paolo Francesco recupera los derechos de jure sanguinis y fons honorum bajo la protección de las Actas de los Archivos de la Presidencia del Consejo de Ministros de la República Italiana en el año 2009, con la denominación de Soberna Casa de Suabia Principado de Leuca con Ceremonial de Estado y de acuerdo con las leyes italianas donde actualmente la Orden Teutónica Dinástica se encuentra calificada en efecto art.7 L.3 05 1951 n.178 de la República Italiana.

La Orden Teutónica Dinástica de Caballería guiada por el Gran Maestre Príncipe Paolo Francesco no debe de confundirse con los Frates Domus Hospitalis Sactae Marie Teutonicorum de Jerusalén, presidida por su Abad Eclesiástico con sede en Viena, pues es estrictamente ésta un Instituto religioso de vida consagrada que sobrevivió a la caída del Imperio de los Habsburgo y que abandonó su carácter caballeresco y militar, manteniendo hoy solamente su identidad religiosa, siendo supuestamente la admisión de sus miembros estrictamente como miembros la Iglesia, al parecer solamente en Alemania, Austria, Bélgica, Italia y Chequia, y con voto solemne ampliado a Eslovaquia.

El juicio interpuesto por el Abad de la Orden Eclesiástica de Viena contra el Príncipe Paolo Francesco para conseguir los derechos dinásticos y eclesiásticos conjuntos, fue dictada sentencia por el Tribunal de Siena de la República Italiana el día 15 de abril de 2013 resolviendo el juez definitivamente el litigio:
1. Con rechazo a todas las pretensiones del demandante, el Abad Eclesiástico de Viena Dr. Bruno Platter.
2. Con la condena al mismo a pagar todas las costas judiciales.
Síntesis de la traducción al español de la sentencia del tribunal de Italia.

La Orden Militar y Hospitalaria de Santa María de Jerusalén (Orden Teutónica Dinástica) de la Casa de Suabia y Antioquía es la Orden Dinástica de caballería bajo la guía de 60º Soberano Gran Maestre Príncipe Paolo Francesco Barbaccia Viscardi de Hohenstaufen, el único portador legítimo del fons honorum de la Casa Soberana de Suabia www.teutonici.com

Pinche aquí para ver la Sentencia

Pinche aquí para ver la Resolución

SANTOS DE LA ORDEN

PAPAS DE LA ORDEN

 

CAMPOSANTO TEUTÓNICO

 
Su creación data del año 799 como cementerio para la colonia germánica residente en Roma, está rodeado por la famosa Biblioteca que cuenta con más de 50.000 volúmenes y su ubicación conjunta está dentro del recinto Vaticano. A partir del siglo XI se convierte en el cementerio más importante de la Orden Teutónica en Italia, siendo además de singular importancia por estar bajo la sombra de la Basílica de San Pedro, muy cerca de la Tumba del Santo Apóstol. El privilegio de ser enterrado en este lugar está reservado también a los miembros de la Archicofradía de Nuestra Señora del Camposanto Alemán, a los de Santa María del Ánima y a los de la Germánica, normalmente residentes en Italia.

Su Santidad Benedicto XVI es hoy el más ilustre miembro de la citada Archicofradía. Antes de que fuera elegido Papa, el Cardenal Ratzinger celebraba la Santa Misa cada día a las 7 en punto de la mañana, concentrándose mucha gente en la Iglesia sobre todo de su tierra natal alemana de Baviera, recibiendo los fieles directamente la Santa Comunión de manos de su Eminencia.

 

 

TEMPLOS Y FORTALEZAS TEUTÓNICOS

 
129 son las construcciones monumentales teutónicas esparcidas por diferentes lugares de Tierra Santa y Europa, de los cuales 51 son castillos y fortalezas, destacándose el castillo de Malbork que fué construido en 1274 como una fortaleza militar al servicio de la Orden, denominado originalmente Marienburg (“Castillo de María”). La ciudad creció alrededor de la Fortaleza y fue denominada con el mismo nombre, siendo además la sede de la Orden Teutónica desde el siglo XIV y llevándose a cabo en él, las reuniones de la Liga Hanseática.

El Castillo fue asediado en 1410, después de la Batalla de Grünwald, pero no fue conquistado. Durante la guerra de los trece años (1454 – 1466) resistió hasta 1466 que pasó a control polaco como parte de la provincia de Prusia. En 1772, Malbork se utilizó como una de las residencias de los Reyes de Polonia, además de tener un uso militar llegando a albergar tres mil soldados. Las murallas exteriores de la Fortaleza rodean una superficie de 210.000 m2. En enero de 1945 fue arrasado por el Ejército Rojo por expresa orden de Stalin sin haber tenido ninguna estrategia militar ni encontrarse tropas del Ejército Alemán en su interior.

El Castillo de Malbork es la fortaleza gótica más grande del mundo construido con ladrillos de estilo gótico báltico con su formidable museo Teutónico forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde diciembre de 1997.